LegalPyme | Funciones, responsabilidades y requisitos del administrador de una sociedad
2467
single,single-post,postid-2467,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,

Artículos LegalPyme.es

Administrador de una sociedad: funciones, responsabilidades y requisitos

05 May 2017, Posted by comunicalegal in Actualidad LegalPyme.es, Artículos LegalPyme.es, Mercantil-Societario
Como ser administrador de una sociedad

| 5 de mayo de 2017 |

 

Entre las profesiones de mayor riesgo que se pueden desarrollar está la de administrador de una sociedad mercantil. A diferencia de los socios, el administrador sí está sujeto a reglas que pueden hacerle responsable de forma ilimitada por obligaciones de la sociedad.

 

Artículo redactado por el

Equipo del Área Mercantil-Societario

 

 

Junto a lo previsto en la Ley de Sociedades de Capital en cuanto a los deberes y responsabilidad del órgano de administración, existen otras normas que tratan supuestos de responsabilidad: Ley Concursal, Ley General Tributaria, Ley General de la Seguridad Social, etc.

En artículos anteriores, hemos tratado sobre las ventajas de desarrollar una actividad mediante una sociedad mercantil, pero esta persona jurídica separada deberá contar con un órgano de administración para que la gestione y represente.

Por tanto, como sociedad, corresponde decidir quién integrará el órgano de administración (ya sea con un administrador único o varios, los cuales, podrán actuar de forma solidaria o mancomunada, o bien como consejo de administración) y, como posibles administradores, es necesario valorar si tiene sentido pasar a formar parte del órgano de administración. En adelante, hablaremos del administrador único ya que es el supuesto más extendido en la práctica.

 

Competencias y deberes del administrador de una sociedad

 

En primer lugar, debemos identificar las competencias del administrador. El administrador es el que gestiona la actividad diaria de la sociedad, la representa y ejerce las funciones de representante legal de ésta, todo ello para dar cumplimiento al objeto social.

Por otra parte, los deberes del administrador vienen estipulados en los artículos 225 y siguientes de la Ley de Sociedades de Capital, configurándose bajo dos grandes deberes: diligencia y lealtad. Este último es especialmente exigente puesto que pretende evitar que el administrador ponga por delante su interés personal al de la sociedad, bien sea directamente o para personas de su entorno.

La responsabilidad que asume un administrador, además de por la posible vulneración de los deberes indicados, puede venir exigida principalmente por los siguientes ámbitos del Derecho: mercantil, concursal, tributaria y seguridad social.

Es importante tener en cuenta que los administradores también pueden ser responsables penales de los delitos cometidos por ellos mismos en el ejercicio de su cargo o por la sociedad.

La Ley de Sociedades de Capital prevé que los administradores respondan frente a la sociedad, los socios y los acreedores sociales por el daño que hayan causado como consecuencia de sus actos u omisiones contrarios a la ley o a los estatutos, o por el incumplimiento de los deberes inherentes al desempeño de su cargo cuando haya mediado dolo o culpa.

Conviene destacar la responsabilidad del administrador por no convocar Junta General de socios cuando se encuentra en causa de disolución. Recientemente, la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Zaragoza ha confirmado la condena establecida en primera instancia a la administradora única de una empresa por no cumplir con la citada convocatoria de junta general de socios cuando la sociedad se encontraba en causa de disolución, tal y como dispone el artículo 365 de la Ley de Sociedades de Capital.

Si la situación de la sociedad la lleva a concurso de acreedores, es posible que se declare que el concurso es culpable (si el administrador no ha cumplido con los requisitos fijados en la ley); en tal caso, el administrador puede terminar respondiendo con su patrimonio personal.

Asimismo, en el caso de la responsabilidad por deudas tributarias o de seguridad social, el administrador tendrá que responder con su propio patrimonio cuando la sociedad no tenga bienes suficientes para responder o bien porque ya esté disuelta.

La importancia que tiene un administrador, unida a la asunción de responsabilidad, hacen que sea muy difícil decidirse por la contratación de un tercero para el desempeño del cargo (quien, por supuesto, pedirá una remuneración acorde con su cargo).

En mi opinión, el desempeño de cargo de administrador social con responsabilidad y compromiso es clave para lograr el éxito de un proyecto empresarial, y supone una actividad de riesgo que puede llegar a comprometer de forma ilimitada su propio patrimonio. Se deberá desempeñar con la máxima diligencia, y, si es posible, con apoyo de asesoramiento profesional.

 

Conozca al Responsable del Área Mercantil-Societario.

 

Si está pensando en ser administrador de una sociedad o está buscando a una persona que pueda desempeñar tal cargo, no dude en contactar con nosotros a través de nuestro cómodo y rápido método de servicios jurídicos para empresas y profesionales

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail