LegalPyme | Mediación y conciliación: Soluciones rápidas donde todos ganamos
1779
single,single-post,postid-1779,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,

Artículos LegalPyme.es

Mediación y conciliación: Soluciones rápidas donde todos ganamos

25 Ene 2017, Posted by jose paez in Actualidad LegalPyme.es, Artículos LegalPyme.es, Procesal
mediacion-conciliacion

| 25 de enero de 2017 |

 
La mediación es un método de resolución extrajudicial de conflictos en el que, dos o más partes implicadas, intentan alcanzar un acuerdo con ayuda de un tercero imparcial, llamado mediador. En este caso, son las partes las que buscan la solución a las diferencias existentes y el mediador suele ocuparse de contribuir a identificar los puntos en conflicto, a rebajar la tensión innecesaria, a señalar intereses comunes y ayudar a generar opciones de acuerdo, pero sin dar o proponer formalmente una respuesta específica al conflicto, porque son las partes las que deciden concretamente cómo resolverlo.

La conciliación constituye una fórmula parecida, pues es un método en el que las partes intentan alcanzar una solución con la ayuda de un tercero imparcial, llamado conciliador. En este caso, sin embargo, ese tercero imparcial, además de acompañar a las partes en el proceso de identificación de los puntos discutidos y de acercamiento, revisión y depuración de las distintas posturas e intereses en juego, propone soluciones concretas, que las partes pueden aceptar o no.
 

Artículo redactado por el

Equipo del Área Procesal 
 

 

Diferencias entre mediación y conciliación

 

Si bien mediación y conciliación son fórmulas muy parecidas– e incluso en algunos ordenamientos jurídicos se tratan como si fueran sinónimas o equivalentes–, en rigor debe subrayarse la diferencia entre un método u otro en cuanto al alcance (teórico) de la función principal del tercero imparcial, que en la mediación, a diferencia de la conciliación, no se extiende a la formulación de propuestas concretas de solución.

Aunque resulta discutible porque en la práctica los límites con frecuencia se confunden, es común pensar que un acuerdo alcanzado en mediación tiene más posibilidades de cumplirse que uno ofrecido en conciliación, porque aquél ha sido creado directamente por las partes en función de sus circunstancias, intereses y posibilidades.

De esta manera, son ellas las que mejor conocen su situación y, por tanto, las que sabrán cuál es la solución idónea. El mediador les ayudará a encontrar esa solución, pero nunca propondrá una solución concreta, evitando el efecto psicológico que genera la imposición de soluciones por un tercero.

 

¿Por qué es recomendable acordar una mediación y conciliación?

 

Sea como fuere, cabe destacar que estos métodos de resolución pueden ser muy aconsejables para la solución de numerosos tipos de conflictos, en la medida en que, además de respetar la imparcialidad, neutralidad e igualdad de las partes, suelen resultar mucho más ágiles, más flexibles, creativos y adaptados a las necesidades concretas del caso, y menos costosos que la tradicional vía judicial. Y, por cierto, preservan mejor la confidencialidad.

En nuestro ordenamiento jurídico existen diversas normas que regulan estas instituciones y que –siguiendo el impulso del Derecho comunitario– empiezan a componer un marco regulatorio adecuado, tanto en el ámbito privado y mercantil en general (en donde cabe destacar la Ley 5/2012, de 5 de marzo, de mediación en asuntos civiles y mercantiles y el Título IX de la Ley 25/2015, de 2 de julio, de la jurisdicción voluntaria) como en el específico del Derecho de familia (en situaciones de separación, divorcio, crisis de convivencia, hijos comunes…), del Derecho laboral (especialmente en el ámbito de los despidos y de los convenios colectivos) o del Derecho de la insolvencia (en la etapa previa al concurso de acreedores, a través del mediador concursal introducido por la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización).

Con todo, en la práctica se detecta todavía un uso insuficiente de estos métodos de resolución de disputas, especialmente si se compara con su mayor popularidad en los Estados del common law. Ello puede achacarse a un cierto desconocimiento sobre su existencia e implicaciones, a la resistencia psicológica al trato directo entre partes enfrentadas, a la creencia –infundada– de que la mejor solución se obtiene mediante la imposición por un tercero imparcial especialista en Derecho (el magistrado del poder judicial) y a la sensación de que cualquier cesión en el marco de la mediación o conciliación supone una debilidad, o incluso, una renuncia a las propias convicciones y derechos.
 

Ventajas innegables de la mediación y conciliación

 
Se olvida que la mediación y la conciliación son fórmulas voluntarias, que no devienen en una solución definitiva y vinculante si las partes no lo consienten expresamente, y que las partes pueden estar representadas por profesionales y evitar el contacto directo entre sí y se minusvaloran las ventajas innegables que estas vías ofrecen en términos de confidencialidad, flexibilidad de procedimiento, reducción de costes y duración, y el valor que supone la exploración de soluciones constructivas de la mano de un tercero.

Desde el Área de Derecho Procesal de LegalPyme.es, consideramos que todos ganamos si utilizamos con mayor frecuencia la mediación y conciliación. Los clientes acceden a vías de solución ágiles, constructivas, flexibles, confidenciales y relativamente baratas, en cuyo resultado final pueden participar activamente. Y los Juzgados reducen su habitual saturación en beneficio de los justiciables.

 

Conozca al Responsable del Área Procesal.
 

Si tiene alguna duda respecto a la mediación y conciliación, no dude en enviarnos su consulta a través de nuestro método de asesoría online jurídica y fiscal. 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail